Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información

 

 

Rendimiento y desarrollo personal

-???-


Los robots reemplazan al hombre. ¿Qué pasará con la sociedad?

Liderazgo y rendimiento > Rendimiento > Rendimiento. Ascenso, despidos, relaciones laborales

Los robots reemplazan al hombre y en este proceso el valor del trabajo humano se reducirá a una velocidad asombrosa y su valor económico llegará a cero.


Las tecnologías del pasado, mediante la sustitución de los músculos humanos y el aumento del valor del esfuerzo humano llevaron en el proceso a un rápido progreso económico.


Los robots reemplazan al hombre. ¿Qué pasará con la sociedad?


Las tecnologías del futuro, mediante la sustitución de los sentidos y del cerebro del hombre, acelerarán el proceso, pero con el riesgo de crear millones de ciudadanos que son simplemente incapaces de contribuir económicamente, y haciendo un mayor daño a una clase media que ya está a la baja.

Las estimaciones de las tasas generales de los avances tecnológicos son siempre imprecisas, pero es justo decir que, en el pasado, el progreso fue más lento. Henry Adams, historiador, mide el progreso tecnológico de la energía generada a partir del carbón, y estima que la producción de energía se duplicó cada diez años entre 1840 y 1900, una tasa de avance de alrededor del 7% anual. La realidad era probablemente mucho menor. Por ejemplo, en 1848, el récord mundial de velocidad ferroviaria llegó a 75 kilómetros por hora. Un siglo más tarde, el avión comercial podría llevar a los pasajeros a velocidades cercanas a 900 kilómetros por hora, una tasa de avance de sólo alrededor del 2% anual.

Por el contrario, el progreso de hoy se está produciendo muy rápidamente. Hay que tener en cuenta las cifras de densidad de almacenamiento de información en la memoria del ordenador. Entre 1960 y 2003, esas densidades aumentaron en un factor de cinco millones de dólares, en momentos que progresan a un ritmo del 60% anual. Al mismo tiempo, fiel a la Ley de la tecnología de semiconductores de Moore ha ido progresando a un ritmo del 40% durante más de 50 años. Estas tasas de progreso están incrustadas en la creación de máquinas inteligentes, desde robots a los automóviles o a aviones no tripulados, que pronto dominarán la economía mundial. En este proceso el valor del trabajo humano se reducirá a una velocidad asombrosa.

Por este motivo pronto estaremos viendo masas de ciudadanos de cero valor económico. Averiguar cómo hacer frente a los impactos de este desarrollo será el mayor desafío que enfrentan las economías de libre mercado en este siglo.

Si dudas del proceso de la sustitución del trabajador por la tecnología, se puede ver el ejemplo de Foxconn, el mayor fabricante por contrato del mundo. Emplea a más de un millón de trabajadores en China. En 2011, la compañía instaló 10.000 robots, llamados Foxbots. Hoy en día, la empresa los está instalando a un ritmo de 30.000 por año. Cada robot cuesta alrededor de 20.000 $ y se utiliza para realizar trabajos rutinarios tales como pulverización, soldadura y montaje. El 26 de junio de 2013, Terry Gou, CEO de Foxconn, dijo en su reunión anual que "tenemos más de un millón de trabajadores. En el futuro vamos a añadir un millón de trabajadores robóticos." Esto quiere decir, por supuesto, que la empresa va a evitar la contratación de esos próximos millones de trabajadores humanos.

Imagínate lo que Foxbot pronto será capaz de hacer si la Ley de Moore se mantiene estable y seguimos viendo saltos de rendimiento de un 40% anual. Baxter, un robot de 22,000 $ que acaba de recibir una actualización de software, se está produciendo en cantidades de 500 por año. Dentro de unos años, un Baxter mucho más inteligente producido en cantidades de 10.000 por año podría costar menos de 5.000 $. A ese precio, incluso a los trabajadores con salarios más bajos en los países menos desarrollados no podrían ser capaces de competir.

Sin duda, el progreso tecnológico siempre ha desplazado a los trabajadores. Pero también ha creado nuevas oportunidades de empleo humano, de una forma aún más rápida. Esta vez, las cosas pueden ser muy diferentes, sobre todo porque el Internet de las cosas se salta el factor humano de tantas transacciones y decisiones. La "segunda economía" (el término utilizado por el economista Brian Arthur para describir la parte de la economía donde las computadoras realizar transacciones de negocios sólo y únicamente con otros ordenadores) está sobre nosotros. Es, sencillamente, la economía virtual, y una de sus principales subproductos es la sustitución de trabajadores por máquinas inteligentes impulsadas por un código sofisticado. Este auge de la segunda economía está llena de empresarios optimistas, y ya está creando una nueva generación de multimillonarios. De hecho, una segunda economía en auge probablemente lleve el peso de la mayor parte del crecimiento económico en las próximas décadas.

Y ésta es la noticia aún más preocupante: Arthur especula que en poco más de diez años, sobre el año 2025, esta Segunda Economía puede ser tan grande como la "primera" economía original en 1995, cerca de 7,6 billones de dólares. Si la Segunda Economía llega a alcanzar esa tasa de crecimiento, será reemplazando el trabajo de unos 100 millones de trabajadores. Para poner ese número en perspectiva, el total actual emplea la fuerza laboral de 146 millones de dólares. Una parte considerable de esos trabajos reemplazados estará formado por otros nuevos en la Segunda Economía. Pero no todos ellos. Solamente en los EE.UU pueden quedarse en el paro hasta 40 millones de ciudadanos con ningún valor económico. Las consecuencias serán profundas.

Supongamos que, en la actualidad, que los robots y máquinas inteligentes de la Segunda Economía sólo son capaces de hacer el trabajo de una persona de inteligencia promedio, es decir, un coeficiente intelectual de 100. Imagina que la tecnología en esas máquinas sigue mejorando al ritmo actual. Supongamos, además, que esta tasa de progreso tecnológico aumenta el coeficiente intelectual de estas máquinas en 1,5 puntos por año. En 2025 estas máquinas tendrán un coeficiente intelectual superior al 90% de la población estadounidense. Ese aumento de 15 puntos en el coeficiente intelectual en más de diez años pondría otros 50 millones de empleos al alcance de las máquinas inteligentes.

¿Imposible? De hecho, la vanguardia de esas máquinas con un IQ de 115 puntos ya está aquí. En ciertas aplicaciones, ya no son necesarias las mentes de alto nivel de conocimientos. En 2013, la FDA aprobó para Johnson & Johnson la máquina Sedasys, que entrega propofol para sedar a los pacientes sin necesidad de un anestesista. Un campo emergente en la radiología es el diagnóstico asistido por ordenador (CADx). Y un estudio reciente publicado por la Royal Society mostró que los ordenadores realizan de una mejor manera la identificación de radiolucidez (la aparición de las imágenes oscuras) que los radiólogos casi en un factor de diez a uno.

Los políticos, los economistas y los científicos pueden debatir estas estimaciones particulares, pero para hacerlo deben usar un punto de vista más amplio. La inteligencia de las máquinas ya está teniendo un efecto importante sobre el valor del trabajo, y para los principales segmentos de la población, el valor humano está siendo fijado por el costo de la inteligencia de la máquina equivalente.

El reto ahora es seguir el ritmo de 40% a 60% en las tasas de progreso... cuando ni siquiera un genio como Henry Adams perdido la esperanza de mantenerse al día con sólo una tasa de 7%.

La respuesta política simplista es una mejor formación. Pero a este ritmo de cambio, la mejora del sistema educativo será perpetuamente demasiado poco y demasiado tarde. Del mismo modo, aumentando artificialmente el salario mínimo sólo se acelerará el ajuste de cuentas mediante la subvención de sustitución de trabajo por máquinas inteligentes.

Estas soluciones conducirán únicamente a un gobierno más grande con mayor dominio y control. Y es difícil imaginar cómo un sistema de gobierno tan débil podría continuar con un ritmo tan acelerado de cambio cuando ahora apenas puede hacerlo.

En última instancia, necesitamos una nuevo acercamiento al significado del trabajo y el propósito de la vida. De lo contrario, la gente va a encontrar una solución - los seres humanos siempre lo hacen - pero puede que no sea aquella para la cual iniciamos esta revolución tecnológica.


.

LA SABIDURIA SECRETA DE MAQUIAVELO

Ahora puedes conocer todos los conocimientos que ocultaba en su obras

Carlos Martín Pérez


Todos conocemos la expresión “maquiavélico” y la asociamos, en el mejor de los casos, a algo malvado, retorcido y astuto. En realidad, la obra de Maquiavelo nos desvela los secretos de los juegos de poder.

Descargar Demo Libro PDF


En este libro podrá leer sabios consejos intemporales de Maquiavelo sobre la naturaleza humana, el gobierno de los hombres, cómo actúa la diplomacia y cómo vencer en un conflicto.

Como Maquiavelo, sabrá cómo enfocar y resolver problemas cotidianos, así como conocer facetas de la psicología humana que no son políticamente correctas.

Entenderá la mente de Maquiavelo


Sencillo, fácil y explicado con ejemplos

Lo lees y ya lo practicas


-???- | -???-